REPRODUCCIÓN ASISTIDA

En 1978 se difundió ampliamente en todo el mundo la noticia del nacimiento del primer ser humano producto del proceso de Fertilización in vitro (FIV), por los doctores Edwards y Steptoe, marcando así un hito en la historia de la medicina, y particularmente en la reproducción humana. Se popularizaron entonces términos como "Bebé Probeta" y "Reproducción Asistida".

El concepto de reproducción asistida es amplio, en el sentido que implica la intervención humana en el proceso reproductivo, en la ovulación, la espermatogénesis, y la manipulación de los gametos y los embriones; más recientemente, la manipulación de los pre-embriones ha dado lugar a profundos avances en la medicina reproductiva.

En este documento, se esbozarán algunos conceptos básicos sobre los procedimientos más relevantes de la reproducción asistida, no incluyendo la Inseminación Intrauterina, la cual se revisa en capítulo aparte en forma detallada.

FERTILIZACIÓN IN VITRO (Mayor información)

Procedimiento que consiste en la unión del(os) óvulo(os) con los espermatozoides en condiciones controladas de laboratorio, para posteriormente insertar el óvulo fecundado en estado de pre-embrión dentro de la cavidad uterina, donde debe continuar el proceso de implantación, nidación y desarrollo del embarazo en forma normal. Inicialmente descrita para los casos de oclusión o ausencia de trompas de Falopio, su uso se ha extendido a las alteraciones del semen, endometriosis, e infertilidad no explicada.

Comprende una serie de eventos todos importantes como explicamos a continuación:

Hiperovulación ovárica controlada: si bien en el primer embarazo obtenido con FIV se realizó el proceso durante un ciclo ovulatorio natural, en la actualidad se recurre al uso de medicamentos para estimular una ovulación múltiple. Se han empleado diversos esquemas de inducción del ovulación, siendo el más empleado la administración de dosis altas de gonadotrofinas desde los días iniciales del ciclo, controlando el desarrollo folicular con ecografías secuenciales que evidencien el crecimiento de los folículos hasta un tamaño promedio de 17 a 18 mm, fecha en la cual se administra Gonadotrofina Coriónica Human o LH para provocar el proceso de luteinización y los cambios que llevarían a la ruptura folicular. Más información: http://www.erha.com.mx/informa/erha16/ehra16.htm

Foliculograma ovulatorio: consiste en el seguimiento ecográfico del desarrollo folicular, practicando ecografías desde el inicio del estímulo ovulatorio, las cuales se continúan durante todo el proceso hasta el día de la captación folicular. Se acostumbra realizarlo por vía transvaginal debido a la mayor resolución obtenida en las imágenes por esta vía, además de no necesitar vejiga llena. Un aspecto fundamental del seguimiento ecográfico, es la valoración del endometrio, constatando su engrosamiento y las características propias de una adecuada respuesta al estímulo estrogénico. Más información :http://drgdiaz.com/eco/foliculograma.shtml

Captación de óvulos: una vez realizados los procesos descritos para provocar el crecimiento y pre-ruptura de los folículos, se programa la Captación Folicular, en la cual, por vía vaginal, bajo anestesia y visión ecográfica, se punciona cada uno de los folículos aspirando su contenido, el cual es llevado inmediatamente a un tubo con medio especial de preservación de células, para proceder a verificar que se extrajo el óvulo correspondiente y sus características. Simultáneamente se obtiene del varón la muestra de semen para el proceso de capacitación seminal. Los espermatozoides capacitados se colocan en contacto con los óvulos recuperados de buena calidad, y se espera que se produzca la fecundación y el inicio del desarrollo pre-embrionario.

Transferencia de embriones: en la etapa de 4 a 8 células, se programa la transferencia a la cavidad uterina de los embriones que, de acuerdo a la evaluación especializada, se encuentren en excelentes condiciones para la implantación; generalmente no se transfieren más de cinco embriones a la cavidad, lo común es que sean tres a cuatro. El procedimiento, si bien no implica anestesia general, sí se realiza en quirófanos, con las medidas más rigurosas de asepsia y sedación; también se emplea la visión ecográfica dirigida por ultrasonografía pélvica suprapúbica. Cuidadosamente se introduce el catéter de transferencia a través del orificio cervical y se avanza dentro de la cavidad uterina sin llegar al fondo de ésta, luego se depositan los embriones, los cuales van incluidos en un medio líquido. Se recomienda a la paciente reposo y regresa a sus actividades en 24 a 48 horas.

G.I.F.T:   por sus siglas del inglés Gamete Intra-fallopian Transfer (transferencia intratubárica de gametos), implica la transferencia de los gametos, ovulo y espermatozoides, al interior de la trompa; el procedimiento es similar a la fertilización in vitro en cuanto al estímulo ovulatorio y la captación folicular, lo mismo que la capacitación seminal. La diferencia radica en que una vez realizada la captación, se procede a colocar en el interior de la trompa de falopio los óvulos y los espermatozoides, para que desde ese punto el proceso se lleve a cabo en forma natural. La colocación de los gametos en la trompa se efectúa por vía laparoscópica, o más recientemente, por histeroscopia y cateterización de la trompa. Mayor información http://www.reproduccion.com.mx/gift.html.

ICSI: este procedimiento, que revolucionó la reproducción asistida desde su descripción inicial para los casos de varones con severa alteración de los espermatozoides, y luego incluso para los azoospérmicos —en quienes se puede obtener espermatozoides por aspiración del espidídimo o biopsia testicular—, consiste en la inyección del espermatozoide dentro del óvulo por medio de una delgada micropipeta que atraviesa las capas externas del óvulo hasta su citoplasma. Los procesos de estímulo ovulatorio y captación de ovocitos, son similares a los descritos para otras técnicas de reproducción asistida. La manipulación con las micropipetas, implica una fina destreza del operador. (más información).